Se cumplen 35 años del primer concierto de Yes en Argentina

Se cumplen 35 años del primer concierto de Yes en Argentina

El 1 de febrero de 1985, Yes fue la primera banda británica en pisar Argentina después de la guerra de Malvinas. Gracias en parte a una terrible vendida de humo de los medios, la banda se ganó el repudio de gran parte de la población, por el simple hecho de ser británicos (a pesar de llevar siempre un mensaje de amor, paz y desarme).

A pesar de la complicada situación del país, Yes fue la única banda que bajó luego de tocar en el Rock in Río (ese año también tocaron Queen, Iron Maiden, Scorpions y Whitesnake). La banda incluso vino por un porcentaje de las ventas y no por un cachet fijo, como solían hacerlo.

Las entradas en ese momento salían 4.000 australes. Con la inflación que había es difícil calcular cuánto equivaldría al día de hoy, pero serían aproximadamente unos 170 pesos.

La banda tenía planeado dar más de tres fechas en Argentina. En principio tocarían también en Mar del Plata y Rosario, pero el 11 de Febrero se anunció que dichas fechas se cancelaban por el estado de salud de Jon Anderson (se dice también que en Rosario detonaron un explosivo en una de las boleterías donde se vendían tickets, pero esto nunca se confirmó).

Por el simple hecho de ser 'británicos', Yes recibió varias amenazas de muerte al llegar al país. Jon Anderson cuenta en una entrevista, años más tarde: "Salimos de Uruguay para Argentina y fuimos los primeros ingleses en tocar ahí después de la guerra de Malvinas. Viajamos en un avión privado de la Fuerza Aérea, escoltados por 30 militares durante todo el viaje. Tuvimos que quedarnos todo el tiempo en el hotel, por miedo a que nos dispararan".

Un representante del llamado "Comando 2 de Abril" llamo a todas las agencias de noticias para divulgar su amenaza de que "iba a hacer volar el Estadio de Vélez" en repudio a los recitales de la banda británica.

En su primera fecha, la banda recibió alrededor de 12.000 espectadores, cuando se esperaban arriba de 40.000.

En las afueras de Vélez hubo disturbios, dado que mucha gente se quiso colar, e incluso dentro del estadio, mucha saltó el alambrado desde la Popular al Campo, hasta que llegó la policía.

Registro Histórico audio del último recital de la primera vez que Yes se presenta en Argentina

Reseña -De los 167 espectáculos programados del 90125, algunos se destacan como notables y los espectáculos de América del Sur se encuentran entre esos. Sí, en 1985 estaba en la cima del mundo, con muchas fechas programadas en todo el mundo. No podían ser mejores cuando jugaban en el Rock in Rio de Brasil y en estadios completos en Argentina; Esta es la tercera fecha en Argentina, el cierre de la gira. -Esta fecha en particular nunca tuvo la intención de existir, ya que las primeras fechas fueron suficientes, considerando que los shows fueron muy buenos. Luego, después de las dos fechas en Buenos Aires, tenían planes de ir a Rosario y Mar del Plata (ambos mencionados por Jon en este show), pero, como era de esperar, sí fue el primer contacto con los británicos justo después de la guerra que Argentina y Inglaterra se apoderó de las Islas Malvinas, y varios grupos nacionalistas amenazaron con bombardear los estadios para evitar que Yes actuara. Entonces, junto con la lenta venta de boletos, estas dos ciudades fueron intercambiadas por este lugar una vez más. Todavía no he escuchado las dos primeras citas en su totalidad, pero estoy seguro de que este es, con mucho, el peor de los tres y, hasta ahora, el espectáculo más débil de toda la gira. -En primer lugar, desde el principio, con esa horrible actuación grabada de Leave It (no lo entiendo, ¿por qué "interpretar" la canción con una cinta cuando tenían la capacidad de actuar solos?) Y durante la actuación de los tuyos no es una desgracia, en realidad hay problemas técnicos! El bajo del escudero se detiene justo en el medio de la canción (¡sí, justo en la parte de ruptura del bajo!) Lo que hace que deje de cantar para enderezarlo. Si no solo eso, a lo largo del espectáculo, la banda suena un poco cansada, especialmente Alan, con rellenos de batería que no son más cortos que creativos (Aún así, mucho mejor que hoy en día), y la banda también suena un poco tensa, ni siquiera la mitad de suelta como en muchas otras presentaciones, tal vez demostrando nerviosismo. Sigue siendo un muy buen espectáculo, la voz de Jon es fantástica en general con pedazos de guitarra impecables de Trevor y una excelente interpretación de Tony también, pero lo clasifico como débil, especialmente en comparación con otras fechas de esta misma gira.