Desde la Legislatura provincial solicitaron que la distribución de las vacunas se realice teniendo en cuenta la cantidad de contagios

  • Desde la Legislatura provincial solicitaron que la distribución de las vacunas se realice teniendo en cuenta la cantidad de contagios

    El proyecto de comunicación pertenece al diputado del Frente Renovador PJ Oscar “Cachi” Martínez. Solicita al Ejecutivo provincial que las dosis se distribuyan según la cantidad de contagios por jurisdicción. Además pide que tanto los y las docentes como así también los choferes de transporte público sean incluidos para recibir las primeras dosis que llegarán la semana próxima a Santa Fe.
     
    Las iniciativas presentadas por el legislador son tres.  Una de ellas solicita al Poder Ejecutivo provincial que por el organismo que corresponda gestione ante el Poder Ejecutivo de la Nación que la distribución del total de las dosis de vacunas para el COVID-19 a realizarse entre las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se haga de manera proporcional a la cantidad de casos registrados en cada una de las jurisdicciones. Otra de las iniciativas apunta a que el Poder Ejecutivo provincial distribuya las vacunas con ese criterio entre los municipios y comunas de Santa Fe. La tercera de ellas propone que se agreguen a los grupos esenciales para la primera etapa de la vacunación -que en principio serían médicos, enfermeros, personal de salud, fuerzas de seguridad- a los choferes de transporte público y privado de pasajeros incluyendo de corta, media y larga distancia, taxis y remises. Así también considera fundamental que se agregue a los docentes de todos los niveles del sistema educativo provincial en este grupo. 
     
    Consultado acerca de estos proyectos, Martínez fundamentó que “ ante el arribo de las dosis de vacunas para el COVID-19 el país y las provincias  están organizando una histórica campaña de vacunación masiva. Creemos que para que la misma sea efectiva es importante definir bien los criterios con los cuales se realizará. En ese sentido, por ejemplo, se están definiendo las poblaciones prioritarias en función de los riesgos, según la condición de salud, el grado de exposición que cada trabajo implica y la importancia del mismo en relación a la pandemia. En este marco, consideramos que así como se definen poblaciones prioritarias, también es importante establecer de antemano los criterios para la distribución de las dosis de vacunas entre las provincias por un lado, y dentro de la provincia por otro”. 
     
    “A nuestro entender dicha distribución debe hacerse de manera proporcional a la cantidad de casos registrados en cada jurisdicción, porque ese es el indicador que permite observar cuales son los lugares donde la pandemia está golpeando más al momento de aplicar la vacuna. Además, porque a mayor cantidad de casos actuales hay más riesgos de contagio para la población sana. Entendemos también que de aplicarse este criterio Santa Fe debería recibir un porcentaje importante de las vacunas que el Estado Nacional adquiera por ser, en efecto, una de las jurisdicciones mas afectadas por la pandemia”, agregó el legislador.
     
    En cuanto al proyecto que agrega como grupos esenciales para recibir la vacuna  a docentes y choferes de transporte público Martínez explicó que “los choferes de transporte público,y de taxis y remises son junto al personal de salud y seguridad los más expuestos a los riesgos de contagio a lo largo de esta pandemia. Esta situación se ve particularmente agudizada en este momento porque ya se han habilitado casi todas las actividades tanto productivas como comerciales y el uso de estos medios de transporte ya transita esta nueva normalidad. Esto hace que tanto los choferes como los pasajeros estén muy expuestos al contagio. Vacunando a dichos trabajadores estamos evitando la cadena de contagios y ayudando a frenar la movilidad del virus.”
     
    Por último, y en relación a los y las docentes, manfifestó que “si bien no han estado expuestos al contagio en razón de su trabajo, existe un gran consenso en la sociedad y entre las autoridades acerca de la imperiosa necesidad la vuelta a las clases presenciales en el ciclo lectivo 2021, sea para dar cierre al ciclo en curso o para el nuevo ciclo en cuestión. En tal sentido, por un lado, es fundamental garantizar la protección de la salud de las y  los docentes. Si bien existen protocolos para el regreso seguro a las aulas, y de hecho nosotros hemos presentado un proyecto al respecto, sabemos que la aspiración de la sociedad y del mundo de las ciencias es que la vacuna pueda ser la solución definitiva a este problema. Por otro lado, garantizar la inmunidad de los docentes ayudaría a redefinir protocolos mas flexibles, menos costosos y sobre todo que permitan el ejercicio de la tarea con mayor comodidad. Sabemos que la carga viral de los adultos es sustancialmente superior a la de los menores, está probado que en un aula el mayor riesgo para todos aquellos y aquellas que la habitan es que el o la docente esté contagiado. Por lo tanto, garantizar su salud  es también una forma de proteger en un grado importante la salud de los alumnos y alumnas”.